Realizado con los logos encontrados en revistas, esta serie de collares surge a partir del estudio que sostiene que en occidente una persona, en promedio, puede reconocer hasta 1000 logos comerciales pero es incapaz de reconocer diez plantas autóctonas de su entorno natural.
 
Las joyas han sido siempre consideradas como objetos que conferían estatus al portador, hoy los logos de marcas comerciales poseen el mismo valor, a esto se suma la significación que poseen estos logos, como símbolos de estatus y/o lujo, que permiten identificar rápidamente el entorno al que pertenece la persona que los porta.