Esta serie de collares surgió a partir de la idea de la imagen protectora como amuleto o escapulario, como un objeto material al que se le atribuye propiedades máágicas de protección contra todo lo negativo, en vez de un santo o virgen o alguna divinidad, use la imagen de las garitas de seguridad que abundan en el conurbano debido al grado de inseguridad en el que vivimos. Durante dieciséis años viví fuera del país, cuando me fui dejaba la puerta de mi casa abierta, cuando volví encontré la triste realidad de la inseguridad. Las garitas también me interesaron desde le punto de vista estético ya que irónicamente, la belleza de alguna de ellas, contrasta con la fea realidad en la que vivimos.