Hábitat es el espacio que reúne las condiciones adecuadas para que la especie pueda residir y reproducirse, perpetuando su presencia. La garita representa dos tipos de hábitats, el exterior, el de los muros que separan y aíslan, que construyen esa falsa idea de territorio “seguro” y que termina condicionando nuestra existencia al aislamiento y a la exclusión , en busca de una falsa idea de protección. y el del hábitat de trabajo, espacio reducido que cumple la función de “casita protectora” personalizada por la intervención de sus cuidadores que las rodean de canteros y flores en el exterior y las proveen de precarias comodidades internamente convirtiéndolas en lugares más amenos y familiares para pasar la larga jornada laboral.
El proyecto apunta a recrear el contraste entre la falsa imagen de seguridad de la garita y la cruda realidad que representan.